Strict Standards: Non-static method ctlContenido::obtenerFechaActualizacion() should not be called statically in /var/www/vhosts/sancyd.es/httpdocs/comedores/terceraedad/hidratacion.mayores.php on line 3

Deprecated: Function split() is deprecated in /var/www/vhosts/sancyd.es/httpdocs/comedores/terceraedad/_top.php on line 12
Sociedad Andaluza de Nutrición Clínica y Dietética
SANCYD - SOCIEDAD ANDALUZA DE NUTRICIÓN CLÍNICA Y DIETÉTICA Home Contacto Junta de Andalucía - Consejería de salud y bienestar socialJunta de Andalucía - Consejería de salud y bienestar social
Cambiar tamaño de texto
   Sancyd.es - Comedores Saludables para la 3ª edad

Strict Standards: Non-static method ctlContenido::mostrarContenido() should not be called statically in /var/www/vhosts/sancyd.es/httpdocs/comedores/terceraedad/hidratacion.mayores.php on line 41
Papel de la hidratación en personas Mayores
Fecha de actualización: 2010-05-10

HIDRATACIÓN EN PERSONAS MAYORES
 

Autora: Juana María Rabat Restrepo
Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del H. Universitario Virgen Macarena.


CONTENIDOS: 

1. INTRODUCCION

2. CANTIDAD DE AGUA CORPORAL

3. BALANCE HIDRICO

4. NECESIDADES DE AGUA.

5. DESHIDRATACION EN PERSONAS MAYORES

6. EVALUACIÓN DEL ESTADO DE  HIDRATACION

7. ESTRATEGIAS PARA MANTENER UNA BUENA HIDRATACION EN PERSONAS MAYORES

8. BIBLIOGRAFÍA Y ENLACES WEB 
 

1. INTRODUCCION

El agua es primordial para la vida. El agua hace posible todas las reacciones químicas celulares, desde las productoras de energía a cualquier reacción biosintética. Sin el agua no es posible la estructura, cualquier célula mantiene su estructura gracias al agua intracelular.

El transporte de nutrientes, linfa y orina es posible gracias al agua, que así mismo permite secreciones diversas como las digestivas. Mediante la evaporación del agua de sudoración se logra mantener una adecuada temperatura corporal. El agua ejerce también una función lubrificante, gracias a su presencia en el líquido sinovial de las  articulaciones y  en las mucosas del tracto digestivo y genitourinario.
No hay sistema en el organismo que no dependa de su presencia y aunque a menudo se excluye el agua de las listas de nutrientes, es un componente esencial para el mantenimiento de la vida, que debe ser aportado por la dieta en cantidad suficiente.

Volver al índice de contenidos

2. CANTIDAD DE AGUA CORPORAL

El agua constituye más de la mitad la masa corporal total (mayor del 60% en el hombre adulto y un 50% en la mujer). La cantidad de agua varía según la edad, composición corporal y otros factores como la situación fisiológica. La edad es determinante de la distinta cantidad de agua, de modo que un neonato va a tener una gran cantidad de agua corporal, la cual disminuirá ostensiblemente en edades  avanzadas. Esto se debe no solo a diferencias en la composición corporal sino a las propias exigencias fisiológicas y metabólicas de cada edad.  

 

Agua corporal total(ACT) como porcentaje del peso corporal total en diversos grupos de edad y sexo
Población ACT como % de peso corporal media e intervalo
Recién nacido a 6 meses 74(64-84)
6 meses a 1 año 60(57-64)
1 a 12 años 60(49-75)
Varones de 12 a 18 año 59(52-66)
Mujeres de 12 a 18 años 56 (49-63)
Varones de 19 a 50 años 59 (43-73)
Mujeres de 19 a 50 años 50 (41 – 60)
Varones  mayores de 51 años 56 (47-67)
Mujeres de mayores de 51 años 47 (39 – 57)

 

Volver al índice de contenidos


3. BALANCE HIDRICO

El balance entre la ingesta de líquidos y las pérdidas que se producen tienen gran importancia, y cualquier alteración del mismo puede poner en peligro la vida del individuo.

Un balance adecuado es fundamental, por lo tanto debe ser equilibrado, es decir, la cantidad de líquido que entra en el cuerpo debe ser la misma cantidad que se elimina, así el contenido de agua de los tejidos se mantiene constante.
Ingresos: lo constituyen el agua recibida a través de bebidas, alimentos y el agua  que se producen en los procesos metabólicos de proteínas, grasas e hidratos de carbono.

Pérdidas: las pérdidas de agua se producen por vía fecal y a través de pulmones, riñones y piel.

Una ingesta elevada de agua no presenta normalmente problemas fisiológicos en una persona sana, porque el exceso se elimina con facilidad y de una manera rápida por los riñones en forma de orina.
En cambio, una ingesta baja puede generar graves problemas de salud. La hipohidratación se corrige con una ingesta mayor de agua a través de los alimentos y bebidas mediada por la sensación de sed, mecanismo muy efectivo de nuestro organismo que nos recuerda la necesidad de beber tras periodos de baja ingesta de líquidos.
 

Estimación cuantitativa del balance hídrico diario (ml)
APORTES PÉRDIDAS
Líquidos de bebida 1400 ml Piel
(insensible)
sudor
300 ml
150 ml
Agua de alimentos 700 ml Pulmones 300 ml
Agua de oxidación 300 ml Orina 1500 ml
    Heces 150 ml

 

Volver al índice de contenidos


4. NECESIDADES DE AGUA.

Los requerimientos hídricos para un individuo pueden definirse como la cantidad de agua necesaria para mantener la homeostasis en los compartimentos líquidos intra y extracelulares.

La ingesta de agua recomendada para una población dada es definida en relación con el gasto energético diario, 1 ml/kcal para adultos. El gasto diario de agua es, aproximadamente, el 4% del total del peso corporal en adultos. Esto equivale a unos 2.500-3.000 ml en un adulto de 70 kg de peso. De este modo, se estima que para estar bien hidratados un hombre sedentario debería consumir 2.900 ml al día (12 vasos), mientras que una mujer sedentaria debería consumir al menos 2.200 ml (9 vasos) de líquido. Sin embargo, las necesidades de agua varían en función de la dieta, actividad física realizada, etc.

Los factores que incrementan las pérdidas de fluidos y, por tanto, los requerimientos de ingesta son: 

- Temperatura elevada 
- Humedad baja 
- Altitud elevada 
- Consumo elevado de fibra 
- Consumo elevado de sodio 
- Consumo de alcohol 
- Actividad física 
- Diarrea y vómitos

Las necesidades hídricas de las personas mayores requieren una consideración especial, ya que la baja ingesta de alimentos y bebidas incrementa el riesgo de este sector de población de experimentar efectos fisiológicos derivados de la privación de los líquidos.
Existen diversas fórmulas para estimar la hidratación adecuada para las personas mayores. Entre todas, la más utilizada es la que establece 1.500 ml/día para todos los mayores sin tener en cuenta su ingesta calórica. Otro estándar determina 2.500 ml/día de agua ingerida a partir de alimentos y bebidas, estableciendo así un mínimo de 1,500 ml de líquidos al día para prevenir la deshidratación entre las personas mayores sin enfermedades agudas que residan en instalaciones de cuidados a largo plazo.

Volver al índice de contenidos


5. DESHIDRATACION EN PERSONAS MAYORES

En las personas de edad avanzada hay una mayor frecuencia de deshidrataciones por diversas razones. A veces es difícil llegar a cubrir las necesidades  de líquidos al día, bien por su incapacidad física que le dificulta el acceso al agua, bien por enfermedades crónicas.

Con la edad existen modificaciones en el sistema de regulación hidroelectrolítica y una reducción global del agua tanto a nivel intracelular como extracelular. Hay una disminución en la sensibilidad de la sed, alteraciones en la secreción y respuesta de la hormona antidiurética, una importante limitación para la retención de sodio. También disminuye la filtración glomerular y la función tubular. Todo ello contribuye a dificultar el mantenimiento del balance hídrico.
La disminución del mecanismo de la sed, aumenta notablemente el riesgo de deshidratación,  especialmente si se presentan condiciones como ambiente caluroso y húmedo, diarrea, vómitos, fiebre, etc. Otros factores a considerar incluyen deterioros físicos y neurológicos como consecuencia de un infarto, que es la principal causa de incapacidad de las personas mayores y que suele forzarlas a ingresar en una residencia. El deterioro neurológico altera la función del hipotálamo y la glándula pituitaria, lo cual afecta negativamente a la sensación de la sed y la regulación de los fluidos. Pacientes con otro tipo de deterioros neurológicos como demencia o depresión, tienen serios problemas de acceso a los líquidos, y por lo tanto presentan más riesgo de deshidratación.

 

Factores de riesgo de deshidratación

- >85 años de edad
- Reducción de la sensación de sed
- Problemas con el acceso a la bebida
- Problemas de comunicación
- Alteraciones cognitivas (demencia, depresión, etc.)
- Disfagia
- Anorexia
- Fármacos (diuréticos, laxantes, sedante, etc.)
- Patología aguda (fiebre, vómitos, diarrea,etc.)
- Falta de atención por los cuidadores

 


Los factores involucrados en la deshidratación se pueden englobar en dos posibles causas: disminución de la ingesta de líquidos y aumento de la pérdida de líquidos. Es importante tener en cuenta que la cantidad de líquidos es ajustable a través del mecanismo de la sed, pero ésta, disminuye con la edad.

Volver al índice de contenidos


6. EVALUACIÓN DEL ESTADO DE HIDRATACION

OBJETIVO: Determinar el estado de hidratación de  una persona.Valorar las necesidades o requerimientos hídricos y detectar posibles riesgos de salud que pueda presentar en relación a su estado de hidratación.

6.1. Exploración clínica: Exploración física de la piel, mucosas, lengua, así como la evaluación de signos vitales (temperatura, pulso, respiración, presión sanguínea) y el  estado de conciencia, son indicadores válidos y fiables para la evaluación clínica de la hidratación.

Documento pdf:  TABLA 1: Parámetros y signos de deshidratación 96,0 KB. Actualizado: 02-09-2010


6.2. Registro de los cambios de peso corporal: los cambios agudos en el peso corporal proporcionan una estimación de las variaciones en el agua corporal total. Se deberá pesar al paciente de forma frecuente con el fin de evaluar dichos cambios.

6.3. Análisis de sangre y orina: los parámetros sanguíneos y urinarios más utilizados son: el sodio, el hematocrito, la osmolalidad sérica, el nitrógeno ureico en sangre, la gravedad específica y la osmolalidad urinaria.

6.4. Registro del balance hídrico: Se debe registrar las entradas y salidas del agua del cuerpo humano.
 

Balance Equilibrado Entradas=Salidas
Balance Positivo Entradas>Salidas
Balance Negativo Entradas<Salidas


a. Entradas:

 Ingesta de bebidas y alimentos:    
- 20% procedente de alimentos
- 80% procede del agua y otras bebidas

b. Salidas:

- Diuresis: recogida de orina durante 24 horas con las mínimas pérdidas posibles
- Agua por pérdida fecal:
- Las heces duras contienen entre 40 y el 60% de agua
- Heces normales: 70% 
- Pérdidas insensibles: 
- Sudor: 50-100 ml/h según intensidad
- Pérdidas por fiebre: 20 ml /h por cada grado ºC >37
 

  Eliminación de Orina
Normalidad 100ml/hora
Deshidratación <30ml/hora


6.5. Determinación de los requerimientos hídricos diarios que un individuo requiere para cubrir sus necesidades fisiológicas. Un paciente normohidratado requiere: 1ml /Kcal/día o 30 ml /kg /día (mínimo 1500 ml /día).
 

Incremento de los requerimientos
Aumento de la temperatura ambiental +300ml.
Problemas digestivos +600ml.
Taquipnea +600ml.


6.6. Comprobación de que se cubren los requerimientos hídricos diarios estimados mediante la ingesta
 

Volver al índice de contenidos

7. ESTRATEGIAS PARA MANTENER UNA BUENA HIDRATACION EN PERSONAS MAYORES
 

7.1. PREVENCIÓN DE LA DESHIDRATACIÓN EN PERSONAS MAYORES: 

-- Llevar a cabo programas educacionales e informativos para los cuidadores y profesionales de la salud

-- A las personas mayores se les debe:

o Enseñar a beber cuando no tienen sed
o Identificar  a las que están en riesgo
o Asegurar el acceso a las bebidas
o Estimular para que beban
o Revisar  las medicaciones crónicas por los posibles efectos deshidratantes
o Identificar a los que presentan anorexia
o Evaluar los factores ambientales que obstaculicen la bebida

7.2. DURANTE LAS COMIDAS: 

- Administrar durante las comidas 30 – 35% de los requerimientos hídricos diarios (aproximadamente 1,5 vasos de agua)
- Administrar diariamente alimentos ricos en agua: 3 raciones de de frutas + 2 raciones de verduras y hortalizas +3-4 raciones de lácteos.
- Evitar las bebidas alcohólicas por su efecto diurético 
 

7.3. FUERA DE LAS COMIDAS 

- Se debe administrar el 65-70% de los requerimientos hídricos (aproximadamente 4-6 vasos )
- Se les debe aconsejar beber a menudo antes que consumir grandes cantidades de una vez, dado que la distensión gástrica disminuye la sensación de sed. 
- Proporcionar durante cada hora y media líquidos. Se les debe informar sobre la variedad de bebidas disponibles además del agua, como té, refrescos, zumos de frutas, infusiones, leche, etc. 
- La toma de medicación puede ser una importante fuente de líquidos por lo que debe fomentarse la ingesta en esos momentos. 


7.4.  HIDRATACIÓN EN CASO DE DISFAGIA

- Seleccionar el volumen y la viscosidad de bolo más seguros y eficaces para la hidratación del paciente. 
- Utilizar espesantes para la toma de agua, caldos, zumos u otros alimentos líquidos.
- La gelatina de sabores puede ser una opción para dar variedad y hacer más agradable el acto de beber.
- Si la textura del líquido tolerada por el paciente no permite aspirarlo con cañita, pueden utilizarse vasos adaptados de doble asa, de borde recortado, con cánula, etc. 
 

Volver al índice de contenidos


8. BIBLIOGRAFIA Y ENLACES WEB 

- Libro hidratación en personas mayores. Disponible en: http://www.hidratacionysalud.es/estudios/rev_mayores.pdf

- Página web dedicada exclusivamente a la hidratación y salud: http://www.hidratacionysalud.es/

- Mataix V. J. Fisiología de la hidratación y nutrición hídrica. Edición, octubre 2008. 2º reimpresión, febrero 2009. Depósito legal: M-54966-2008

Volver al índice de contenidos


 





COPYRIGHT © 2010 SANCYD S.L| QUIENES SOMOS | FAQs | SEGURIDAD Y PRIVACIDAD | POLITICA EDITORIAL | CARACTERISTICAS TECNICAS | MAPA DEL SITIO | CONTACTO